miércoles, 3 de abril de 2019

Caña


 Arundo donax L.
Nombre común:     caña
Familia:    Gramíneas
Su nombre
arundo es el nombre latino, que viene del céltico “aru” agua por crecer al borde del agua, o de “arundo” cañizo y encañizada.
Donax del griego, de una especie de caña, sinónimo de arundo.
En el lenguaje de las flores, un cañaveral significa “música”, la caña verde “cortesía” y la caña seca “indiscreción”.
Existen dos especies en la Península y Baleares.
Origen
Se cree que es originaria de Asia y ha colonizado todo el Mediterráneo, el norte de África y América.
Descripción
Hierba perenne o subarbusto de hasta 5 m. de altura, con un rizoma reptante tuberoso. Tallos leñosos gruesos y huecos. Hojas lanceoladas anchas y largas de 5 a 7 cm. de ancho con dos orejetas en la base del limbo que envuelven el tallo. Flores en una gran panícula de espiguillas violáceas  con 2 a 5 flores, con glumas.
Es la mayor gramínea de Europa.
Se suele reproducir solo de forma vegetativa.
Se distingue de la caña de bambú, en que de cada nudo sale una sola hoja que envuelve el tallo.
Florece en verano y otoño.
Exigencia
Se la considera la planta invasora más peligrosa del mundo ya que invade muchos terrenos rápidamente y son muy difíciles de eliminar por ello incluso está prohibido plantarlas por ley en algunas Comunidades Autónomas, suelen vivir en humedales de aguas tanto permanentes como estacionales.
Sus rizomas subterráneos se extienden a veces por varios kilómetros.
Pero sirve de refugio a muchos animales, ya que los cañaverales presentan una vegetación muy densa que permite anidar y dormir a muchas aves, reptiles, insectos y pequeños mamíferos.
Es la planta junto al bambú que más biomasa produce en menos tiempo por lo que sí se utiliza industrialmente siendo su rendimiento  máximo
Usos
Las cañas se utilizan en las huertas como soporte de los cultivos de tomates, judías etc.
También se colocan los higos sobre cañizos a secar.
Los cañizos se emplearon hace algún tiempo como camas para la cría del gusano de seda.
Se han utilizado para fabricar pasta celulósica en  la fabricación de papel.
Se han fabricado esteras, celosías, cielos rasos, tejados y tabiques en las casas de adobe.
De caña se fabrican las lengüetas de instrumentos musicales de viento como son el clarinete, saxofón, aloe, fagot y otros. Instrumentos musicales como las gaitas, flautines, dulzainas, carracas, la castalleta de Murcia y otros  
Las barracas valencianas y murcianas tienen los tejados de caña cubiertos de eneas o juncos.
En la Mancha también se colocan en los tejados y sobre ellos las tejas árabes de barro cocido.
Las tradicionales escobas tenían el palo de caña y el resto de palmito.
Las típicas cañas de pescar conocidas como cañas valencianas se hacían con sus tallos.
El pueblo gitano en el Levante fabricaba cestas tradicionales con cañas para ello  la suele  utilizar junto a mimbre, varas de olivo, de sabina y de membrillo.
Los brotes tiernos han sido consumidos en algunas épocas de escasez aunque son algo amargos.
Se han hecho canutos rústicos para guardar pequeños objetos, cortando la caña por debajo de dos nudos y tapándolo con un tapón de corcho.
En las matanzas familiares de cerdo, se empleaba para quemar los pelos del mismo y después para colgar los productos de la matanza como chorizos, salchichones etc.
En varias regiones se han utilizado como molde para la elaboración de algunos dulces: como los “gajorros” en Carcabuey (Córdoba), los “canutos” en Campo de Calatrava (Ciudad Real), “barquillos” en Castilla la Mancha o “los rizos” en Monfragüe.
Se ha usado para fabricar un utensilio para sacar el vino de los barriles, también para colocar una pequeña caña en el tapón de las botellas de vino y así beber “a caño”
Empleada como caño en las fuentes.
Como utensilios de caza: soportes para la liga, palos para redes en pantalla, reclamos, flechas etc.
Jeringas de uso veterinario, dedales, agujas bastas, canutos para madejas de hilo o lana,  plumas para escribir o dibujar,  pipas de fumar, cerbatanas para lanzar huesos de algunos frutos, etc.
Juguetes, como pipas para soplar y mantener en el aire las agallas de robles, espadas de caña, cometas, molinillos de viento, jaulas, barquitos, pequeñas ballestas, etc.
Usada como pértiga, los niños podían saltar de una orilla a otra de los ríos.
Los silbatos usados por las murgas en Carnaval, estaban fabricados con un trozo de caña y papel de fumar.
Incluso se utilizó como instrumento de tortura clavando leznas de la caña cortada en las uñas u otras partes del cuerpo.
Persianas y cortinas fabricadas con trocitos pequeños de caña enganchados con alambre.
Como molde para la fabricación de velas.
Canastas de garrafas y  antiguamente colmenas.

Propiedades medicinales
El hongo Sporotrychum puede vivir entre las cañas almacenadas y provocar alergias a las personas, con picor en la piel y escozor en los ojos (enfermedad de los cañaveros).
El rizoma se usó antiguamente en cocimiento como lactifugo, que retira la leche a mujeres lactantes, y diurético.
En la medicina popular se usó para evitar la caída del cabello.
En Mallorca se empleaban discos muy blandos y estériles para curar pequeñas heridas.
Por contener alcaloides indolicos, tienen una acción parecida al curare por lo que pueden provocar hipotensión y depresión respiratoria.
También se ha utilizado como antiinflamatoria, en Castellón como desintoxicante, antinefrítica, hemostática y antihemorrágico.
Friendo las raíces, en emplasto como antihemorroidal.
En Almería se usó para calmar el dolor de muelas y en Murcia para curar las llagas de la boca.
En algunas zonas de Cataluña se toma la infusión de sus hojas para depurar la sangre.
En Albacete el cocimiento de sus hojas, para problemas de próstata y curar los riñones .
En el Pirineo Catalán para hemorragias uterinas y aliviar los dolores menstruales. 
En Murcia se usó el rizoma como antidiabético.
En Aragón se empleaba para entablillar huesos rotos tanto de personas como de animales, atándolo con cuerdas y agregando pez liquida
Como uso veterinario en alguna región se les daba a los animales las hojas de caña como antidiarreico
Componentes
Sílice en las cañas
Alcaloides indolicos: gramina, donaxina, donaxarina y bufotenidina
El rizoma contiene: sacarosa, aceite esencial, sales minerales (sílice, calcio y potasio), alcaloides (N, N-dimetiltriptamina), 5-metoxi-n-metiltriptamina, dihodrobufotenina, bufotenina y donaxina
Historia
En el antiguo Israel se utilizó para medir, Ezequiel 40,3-6; 42,16-18; Apocalipsis 11, 1; 21, 15; igualmente para fabricar instrumentos de escritura, Juan 1, 13; Jeremías 36,23; y bastones Mateo 27,29 y Marcos 15,19
Los egipcios la utilizaron en los huertos, para fijar terrenos, como cercas y cortavientos.
Los antiguos griegos utilizaban las cañas para fabricar instrumentos musicales de viento.
Teofrasto, nos cuenta el proceso de fabricación de los instrumentos musicales, indicando en que mes habría que cortar las cañas, así como el tiempo que tendrían que estar secándose (dos años por lo menos) y las medidas que deberían tener (dos palmos). Deberían ser de la parte media de la caña. De ahí derivan los clarinetes y gaitas europeas.
Leyendas y tradiciones
Se creía que llevando encima dos trozos de cañas de plantas diferentes, metidos uno dentro de otro, curaba las roturas de huesos y dislocaciones.
Las flautas de cañas se le atribuyen su origen al dios Pán, que persiguió a la casta Siringe, desde el monte Liceo hasta el rio Ladón, donde ella se convirtió en caña , como Pan no sabía cuál de ellas era, corto varias cañas y fabrico varis siringas (especie de flauta)
Se cree que si se golpea a los animales domésticos con cañas, estos enferman y mueren.
Antiguamente se creía, que por crecer cerca de las corrientes de agua, ayudaba a orinar.
Sus cenizas mezcladas con vinagre se pensaban que evitaba la alopecia.
En Albacete,  los niños con tosferina llevaban colgada una caña con una lagartija viva dentro para curarse.
En Mallorca tienen la costumbre de adornar la fachada de la casa de la persona que cumpla 100 años con cañas verdes.
En Valencia existía la tradición de curar a los que sufrían de contracturas en la espalda, que consistía en cortar cañas en Jueves o Viernes Santo, en forma de cruz longitudinalmente, el oficiante, pasa tres  veces por debajo del arco que forman las cañas unidas por arriba, mientras reza una plegaria, si las cañas no se mueven se trata de otra dolencia, mientras más vibran, más daño hay
En la isla de Hierro había un dicho para predecir el tiempo que decía “Si las cañas florecían era un año malo y seco”
En Mallorca se cree que golpeando treinta y tres veces con una caña un limonero o naranjo con plaga de gusanos, en viernes Santo, estos desaparecen.
En muchos lugares de España se cree que con solo golpearlas con una caña se pueden matar las serpientes .


lunes, 4 de marzo de 2019

Lavanda


Lavandula stoechas
(Lavanda, cantueso, hierba de San Juan, tomillo borriquero)
Familia  Labiaceas
Su nombre
Su nombre viene del griego “Chamaí thyos “incienso de tierra.
El nombre del genero viene del latín “lavo o lavare”: lavar, purificar por su uso en infusiones, otros piensan que viene del latín “livere” azulado.
El de la especie stoechas viene del griego y significa alineada por la forma de sus flores.
Fue descrito por Linneo que lo publicó en Species Plantarum.
En el lenguaje de las flores significa desconfianza.
El nombre de “hierba de San Juan”, según José Quer, se debe a que es vendida en la Plaza Mayor de Madrid en la víspera del día de San Juan y como todas las plantas que se dedicaban a este Santo, se las consideraba mágicas o “Sanjuaneras” .
Origen
Su origen es la cuenca mediterránea
Descripción
Hojas enteras, lineales y opuestas, verde blanquecino. Flores color violeta oscuro en florescencias compactas, terminales, con brácteas estériles a modo de penachos.
Su aceite se concentra en toda la planta, tanto en las raíces como entre las hojas y las flores.
Sus hojas estrechas, largas y sus aceites, la protegen de las sequias del verano, evitando su evaporación y al tiempo también evita el ser comidas por fitófagos, debido a su mal sabor.
Florece entre abril y julio.
Exigencia
Crece en lugares secos, soleados ,matorrales pedregosos y arenosos desde el nivel del mar hasta 1000 metros de altitud
Es una de las llamadas plantas de fuego ya que debido a sus aceites volátiles pueden llevar a arder espontáneamente los días de mucho calor pudendo provocar incendios
Suele ir asociada a la jara y tomillo.
Usos
En Marruecos se le añade al té para perfumarlo, sobre todo en la zona de Tánger, donde es abundante y sus flores y hojas se fuman mezcladas con tabaco.
En Túnez, se usa como champú y también se utiliza para fortalecer los tonos de los tintes.
Se cultiva en los jardines como planta de macizos y rocalla.
Se ha utilizado como repelente de insectos.
Se usa en saquitos con otras hierbas aromáticas “potpurrís” y ramos de flores secas.
Se utiliza para aromatizar algunos licores como ginebra chartreuse.
Su esencia contiene alcanfor y terpenos.
Se obtiene perfume y cosméticos de sus flores y aceites esenciales.
Existen 28 especies de lavanda y cada una produce una cantidad diferente de aceite esencial, así de la especie Lavandula angustfolia se obtiene el aceite de mejor calidad cuando se cultiva a una altura entre 800 y 1300 m. mientras que la Lavanda latifolia  que se cría a menor altitud produce más cantidad de aceite pero de peor calidad.
En Elche se fabrica un licor tradicional con sus flores “El cantueso alicantino”
Es una planta melífera produciendo las abejas una miel con un sabor muy particular.
Sus flores se comen con miel o azúcar y tiene un aroma muy agradable.
Propiedades medicinales
Su cocimiento se utilizó para tratar enfermedades del pecho y bronquios.
Sus infusiones son febrículas así como contra las migrañas, asma bronquial, colagogo, colerético,  palpitaciones cardiacas y neurastenia, hipotensor y diurético. Se la considera un buen remedio contra epilepsia, calambres, convulsiones, parálisis, desvanecimientos, afonía
Para tratar  el reuma, agarrotamiento muscular, agotamiento y trastornos del sueño (introduciéndolo en almohadas)  colagogo, colerético, antiséptico, digestivo, antiespasmódico, cicatrizante y antibacteriano
Sus flores se consumen en infusiones digestivas, aperitivas que se emplea en indigestiones y como carminativo para gases intestinales.
Cura las heridas, cicatrizantes, abscesos, quemaduras, rozaduras, grietas, ulceras y las desinfecta.
También se ha usado en baños y lociones para infecciones de la piel y para tratar el reuma y los dolores articulares
Andrés de Laguna nos dice: “Purga la flema y la melancolía; purga y conforta el cerebro, los nervios y todos los sentidos. Es útil a la gota, a la perlesía, y a todas las enfermedades frías de la cabeza”
Sin embargo Culpeper nos advierte en su “Complete Herbal “ que el aceite químico que se extrae de la lavanda es tan fuerte e irritante que debe ser tratado con precaución.
Sus flores se utilizan en aromaterapias y se preparan infusiones y aceites esenciales
Científicamente está probada su utilización de sus flores para tratar agitación nerviosa, trastornos del sueño y para aliviar molestias gastrointestinales de origen nervioso.
Componentes
Su aceite esencial contiene: alcoholes terpenicos libres en forma de éteres como acetato de linalilo, linalol, borneol, 1,8 cineol, alcanfor, alfa-pineno, geraniol, etil.amil-cetona (d-alcanfor y d-fenchona), alcanfor, cineol, taninos t resinas
Hidrocarburos monoterpenicos (ocimeno, dipenteno, canfeno, cariofileno, limoneno, mirceno), ésteres del linalol y del geraniol,  acido ursolico, cumarinas (herniarina) ácido rosmarinico, taninos, flavonoides (luteol), fitosteroles
Historia
En la antigua Grecia se utilizó como contraveneno
Los romanos, colocaban sus ramas en los armarios para que impregnaran sus ropas con su olor y también aromatizaban el agua del baño con esta planta.
Formó parte de la famosa triaca, un preparado farmacéutico compuesto por varias plantas entre ellas el opio además del cantueso.
Antiguamente se utilizó para tratar enfermedades nerviosas.
Estaba presente en todas las boticas españolas aunque en la actualidad ha caído en desuso.
Culperpe nos comenta que una decocción de flores de lavanda con otras hierbas es muy útil para la enfermedad de la caída (epilepsia) así como turbulencias en el cerebro.
En 1709 el perfumista italiano Giovanni María Farina añadió lavanda al perfume que llamó como la ciudad donde lo realizó, Colonia. Sus descendientes siguen comercializando el perfume, hoy etiquetado con el número de la calle de la tienda, 4711, aunque hoy la máxima producción se encuentra en la Provenza.
Hoy la mayoría de los perfumes del mercado son sintéticos, pero nunca superaran al de lavanda.
Su agua de colonia, se pusieron de moda después de que unos ladrones de tumbas fueran detenidos en Marsella durante la epidemia de peste, e informaron que habían  evitado contagiarse gracias a lavanda junto a romero, clavo de olor y vinagre, a esta preparación se le llamón “el vinagre de los cuatro ladrones”.
Gerard recomienda baños de lavanda destilada para los que tienen parálisis.
Formó parte del bálsamo de Malatz
Casanova colocaba lavanda en el cajón donde guardaba las cartas que enviaría a sus amantes, para que fueran más efectivas.
En 1508 Santa Ángela de Merici, fundadora de las Ursulinas, prescribía ayunos acompañaos con romero y lavanda como buen remedio para mantener la castidad.
Se ha usado su aceite para usar en pintura artística en sustitución de la trementina, dando trazos esfumados que oscurecen rápidamente. Fue utilizado por Rubens.
Leyendas y tradiciones
En Sicilia y África del norte las mujeres colocan lavanda en sus vestidos para evitar que sus maridos las maltraten, y cuando lo son, invocan a la planta diciendo: “Salve o lavanda los hombres, perros, te llamaron “amezzir” yo te llamo “cadid vizir” (señor y te quiero) haz que mi marido no me pegue, no tenga poder sobre mí, que no pueda ni acercarse ni tocarme, ese hijo y nieto de puerco”
Se solía quemar lavanda en los dormitorios para asegurar un sueño profundo y apacible.
Como todas las demás plantas vinculadas al día de San Juan “sanjuaneras” se consideran mágicas.
Fue utilizada  para evitar las tormentas y prevenir la caída de rayos, usándose como amuletos, aunque la iglesia católica pasó este poder a Santa Bárbara, virgen y mártir de Heliópolis (S IV) ajusticiada por defender la fe de cristo, se cree que un rayo mató a su padre después de entregarla al verdugo.

domingo, 3 de febrero de 2019

Aloe vera


 Aloe vera                   Aloe, aloe ferox, aloe del Cabo
Familia Liliáceas
Su nombre Su nombre proviene del árabe alloeh, que significa brillante y amargo, otros creen que viene del griego y que significa mar,  por la apetencia de esta planta hacia las cercanías del mar; y algunos creen que viene del hebraico halat  por su sabor amargo.
El específico vera viene del latín y significa verdadero.
Origen    Oriundo del África tropical y Sudáfrica
Descripción No tiene tronco, con unas 20 hojas gruesas y carnosas, dispuestas en roseta con espinas en los bordes, puede alcanzar hasta los 50 cm de altura. Su inflorescencia se presenta en brácteas blancas con flores amarillo rojizas de hasta 90 cm de altura.
Dioscórides nos la describe como que sus hojas se parecen a la de la cebolla albarrana, porque son ancha, gruesas, grassas, y corcovadas por la parte trasera.
Existen muchas especies dentro del género Aloe como el aloe candelabro muy utilizado en parques y jardines por su valor ornamental.
Exigencia  Es una planta común en zonas desérticas 
No le va bien el frio, por lo que en invierno es preferible tenerla en el interior, siendo su temperatura ideal de 16ºC como mínima.
Usos
Se utilizó para preservar a los animales de las picaduras de moscas y pulgas y a los vegetales de los insectos.
Se suele usar  después de los afeitados y depilación para aliviar la piel irritada.
Propiedades medicinales
Su hoja se puede dividir en tres partes: la piel compuesta por una capa externa, cerosa y otra interna. La aloína de color amarillo-verdoso, de sabor amargo, es laxante. Y la pulpa o gel, transparente de la que se sacan los zumos y jugos.  
El zumo condesado de sus hojas tiene efectos medicinales.           
La medicina popular lo considera una especie de panacea (que lo cura todo)
Hipócrates, lo recomendaba para el crecimiento del cabello, alivio de problemas digestivos y curación de tumores así como para tratar problemas de la piel como psoriasis, antiacné, quemaduras, picaduras de insectos, blanquea los dientes y alivia dolores. Dolor de muelas, previene la caries y alivia la gingivitis, yagas de la boca y sarro de los dientes
Dioscórides nos dice que es útil  para el tratamiento de heridas, dolores articulares, insolación, acné, inflamación de encías, alopecia,  problemas estomacales e intestinales
En altas dosis puede resultar abortivo y aumentar la cantidad de hemorragia menstrual.
Cura heridas, artritis, cicatriza, hidrata y rejuvenece.
Por su contenido en vitamina C, antioxidantes y antraquinona, reduce el nivel de azúcar en sangre e incluso aumenta la producción de insulina, pero hay que tener cuidado pues puede provocar una hipoglucemia.
Es antioxidante por lo que es potenciador inmunológico y combate los radicales libres que aceleran el envejecimiento.
También puede provocar perdida de potasio por lo que no es recomendable en pacientes cardiacos, renales, varices y hemorroides.
En la actualidad se utiliza para el tratamientos y cuidados de  la piel aunque en la antigüedad se utilizó como purgante, tónico estomacal y aperitivo.
Es tónico, purgante, emenagogo, antihelmíntico, estimula la secreción de bilis.
La savia de sus hojas se usa para aliviar la dermatitis y el eccema, cura quemaduras e incluso las provocadas por la radioterapia, herpes e infecciones de la piel. Es un buen remedio contra el pie de atleta.
Por contener principios activos que hacen que se sienta plenitud en el estómago y estimula el tránsito intestinal por lo que la ESCOP lo recomienda para aliviar el estreñimiento.
Los egipcios en el Papiro Eber de 1550 a.C. ya  mencionan sus efectos antiinflamatorios y analgésicos.
Sin embargo científicamente solo se han probado que es útil en los tratamientos de problemas de la piel y para el estreñimiento, pero no se debe aplicar a pacientes con hemorroides ni en mujeres embarazadas ni lactantes, tampoco a niños.

Componentes
Sus principios activos más importantes son los derivados antracenicos (antranónicos, antranílicos y antraquinonocos) y las cromonas
Aloína de un 5 al 25 %
También contiene vitaminas A, C, E, B1, B2 y B3
Minerales como calcio, magnesio, sodio, hierro y manganeso
Resinas 10 a 20%
Historia
Ha sido considerada como planta curativa y milagrosa desde los orígenes de la humanidad.
No se sabe exactamente desde cuando se usa como planta medicinal, pero existen  dibujos de esta planta en templos egipcios de 4000 a.C. y antes en pinturas rupestres en distintos lugares del mundo como China, India, Arabia, Palestina e incluso en Nueva guinea.
Se ha encontrado una tablilla sumeria de Nippur del 2100 a.C. con sus aplicaciones farmacológicas y se la consideraba una planta divina capaz de ahuyentar los demonios (enfermedades)
Fueron los egipcios los que más la usaron, la llamaron “la planta de la inmortalidad”  incluso lo usaron para embalsamar a los faraones por su efecto bactericida y fungicida, pues  creían que con la conservación del cuerpo le ayudaba a alcanzar la vida eterna.
Ya desde la antigüedad fue usado como planta medicinal y se sabe que fue usado por Nefertiti, Alejandro Magno, Nerón y Cleopatra que lo uso para dar tersura a su piel.
Fue comercializado por el Mediterráneo por las naves fenicias.
En Grecia, además de por sus propiedades curativas era símbolo de belleza, paciencia, fortuna y salud.
Alejandro Magno fue curado de sus heridas con aloe y mandaba curar a sus soldados heridos con aloe y lo llevaba en sus campañas.
Antiguamente se producía su jugo en Socotora, isla del Yemen en el Océano Indico que fue un centro exportador de acibar.
Los romanos comprobaron en las guerras púnicas como los cartagineses se curaban sus heridas con él.
También es llamada “La planta bíblica” por las muchas veces que es nombrada en la Biblia, como cuando se relata que Nicodemo utilizó una mezcla de aloe y mirra para embalsamar el cuerpo de Jesús.
 Fue traído a Europa para su cultivo por los árabes, a través de España que también enseñaron el procedimiento para extraer la pulpa mediante prensas o pisadas, que después secaban al sol en pieles de cabra.
En las cruzadas, los cristianos pudieron ver como sus enemigos se curaban las heridas con esta planta.
Aparece citado en documentos médicos anglosajones del siglo X y alemanas del siglo XII
En la Edad Media tuvo gran aprecio entre los médicos, por lo que alcanzó elevados precios.
La monja benedictina Hildegard von Bingen, en el año 1100 lo recomendaba para combatir las caries, enfermedades estomacales, migrañas, ulceras e ictericias.
Se cree que gracias al aloe pudieron sobrevivir al viaje, los marineros de Colon, este le llamó el “el doctor maceta incluso escribió en su diario: “Todo está bien, hay aloe a bordo
Paracelso lo estudio y lo nombró como “misterioso y secreto aloe cuyo  jugo de oro cura las quemaduras y los envenenamientos de la sangre
En la China fue usada para tratar quemaduras y enfermedades de la piel, como se cuenta en la farmacopea de Li Shih-Shen (1518-1593) donde le llama “remedio de armonía” Los médicos itinerantes usaban sus espinas como agujas de acupuntura.
Los jesuitas  españoles lo llevaron al Nuevo Mundo sobre el 1590 , seguramente a las Bermudas y de ahí el nombre científico de “Aloe barbadensis” Poco después fue tan difundido que los indios americanos lo consideraron una de sus 16 plantas sagradas usándolo contra hemorragias, tos, problemas de vejiga, riñones, digestivos, picaduras, incluso creían que curaba enfermedades mentales y los jibaros le consideraron “el medico del cielo”, y  lo usaban como ungüento que les protegía el cuerpo de heridas y picaduras de insectos .
Los mayas lo consideraban una planta sagrada y lo llamaron “Fuente de juventud” y aun hoy lo colocan en hogares y comercios para que de buena suerte.
En el siglo XVII  las Indias Occidentales comenzaron a producir sus derivados en gran cantidad.
En el siglo XVII se vendían procedentes de las islas Barbados y desde el siglo XVIII es el Cabo de Buena Esperanza el mayor productor.
Leyendas y tradiciones
El aloe comenzó a ser utilizado por los magos árabes que recomendaban su jugo con vinagre para evitar la caída del cabello.
Para los egipcios, era una planta mística que acompañaba en las ceremonias funerarias al faraón hasta su lugar de reposo y le indicaría el camino hacia la Tierra de los Muertos.
Existe una leyenda que cuenta que en una ocasión Alejandro Magno fue herido por una flecha en Gaza y que fue curado con un ungüento preparado con aloe que lo había preparado su maestro Aristóteles.
En la Edad Media se mezclaba con incienso y se utilizaba como perfume para favorecer las influencias de Júpiter especialmente los jueves en la primera y octava  hora del día y tercera o decima de la noche.
Los samuráis japoneses, untaban su cuerpo con pulpa de aloe para evitar a los demonios y conseguir la inmortalidad.
En la India, el libro Ayurveda (5000 a.C.)  llama al aloe “la curadora silenciosa” cree que crecía en los Jardines del Edén,  se usaba en la medicina tradicional,  era considerada planta sagrada y aun hoy se colocan hojas de aloe en las hogueras funerarias para el renacimiento y vida eterna del difunto.
Se cuenta que el medico sueco Dr Yernes vivió hasta los 104 años tomando un preparo compuesto de aloe, genciana, azafrán, ruibarbo, melaza y brandi.
En África, el pueblo Galla de Etiopia, plantaba aloe alrededor de las tumbas y creían que si las plantas florecían, el difunto había entrado en el paraíso.
En sanscrito recibía el nombre de “niña” por creer que daba a las mujeres energía de la juventud y era considerada planta del equilibrio.
Rudolf Steiner, lo considera planta de elemento acuático  mientras se libra una tensión entre el sol y la luna, y entre lo etéreo y lo astral.
En Lanzarote existe la leyenda de que unos jóvenes llamados Aloe y Vera se estaban casando, cuando por una erupción volcánica cayó una roca sobre ella matándola, de su sangre brotó una nueva planta: el aloe, y el novio lamentándose con una horca quedó como simbol del parte de Timanfaya.